Inicio
PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES
Confaes Confaes Confaes Confaes Confaes Confaes
» ACTUALIDAD
28/12/2018
UNA ENTRADA DE AÑO CON BUEN PIE
Para que no te atragantes y empieces el año con buen pie, te contamos todo lo que necesitas saber

Conocido es que nos encontramos en fechas de comidas y celebraciones donde un pequeño descuido puede provocar algún susto o incidente de atragantamientos. Esto lo tenemos claro, pero los accidentes por atragantamientos van más allá de este periodo de fiestas y celebraciones.

 

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), cada año se producen más de 1.400 víctimas a causa de la obstrucción de la vía aérea por atragantamiento, lo que supone cifras más elevadas que las de los accidentes de tráfico. Podemos hablar de que 5 personas al día se ven afectadas por atragantamientos.

 

Por ello os mostramos los pasos a seguir para poder actuar de forma efectiva y rápida solucionando lo que se considera una emergencia médica.

 

Como ocurre en la mayoría de las situaciones en las que tratemos de evitar cualquier tipo de accidente, la clave se encuentra siempre en la prevención.

En cuanto a los atragantamientos existen varias reglas elementales que nos alejarán del peligro: Cortar los alimentos en trozos pequeños, masticarlos lenta y completamente (especialmente si se usa prótesis dental) y, como regla general, evitar la excesiva ingesta de alcohol antes y durante las comidas es una ayuda en las celebraciones durante estas fechas o durante las comidas. Además, una buena prevención implica el estar tranquilo a la hora de la ingesta de alimentos, no realizar ejercicios físicos con objetos o comida en la boca o estar preparado para cualquier incidente.

Si estamos hablando de niños, y especialmente de bebés, las precauciones han de ser bien distintas a las de los casos con adultos. La principal sería mantener fuera de su alcance canicas, cuentas, tachuelas, globos de látex, monedas y otros juguetes u objetos pequeños, sobre todo de los menores de 3 años. Los especialistas en emergencias suelen citar una curiosa norma: mantener fuera de su alcance todo objeto que pueda entrar por el agujero de un rollo de papel higiénico. Hay que evitar que caminen, corran o jueguen con alimentos o juguetes en la boca, así como supervisar sus comidas, de tal manera que los menores de 4 años no consuman solos alimentos que puedan atascarse en la boca como salchichas, nueces, trozos de carne, trozos de queso, uvas, dulces duros o pegajosos y palomitas de maíz. También es importante controlar que los hermanos mayores no jueguen a «dar de comer» a los más pequeños, ni les ofrezcan juguetes peligrosos.

Si no hemos podido evitar el atragantamiento y la consecuente obstrucción con las medidas preventivas nos encontraremos ante una emergencia médica y deberemos actuar con celeridad. Comenzaremos con golpes en la espalda y, si eso no consigue aliviar la obstrucción, con compresiones abdominales. Si la víctima pierde la conciencia, debería comenzarse inmediatamente la reanimación cardiopulmonar mientras se solicita ayuda.

 

Maneras de actuar ante una obstrucción

Si el accidentado puede emitir sonidos y toser, se trata, por el momento, de una obstrucción leve. Deberemos animarle a toser con fuerza sin realizar ninguna maniobra sobre él en estos momentos. En cualquier caso, de persistir la situación, llamaremos a los servicios de emergencias.

Si la persona no puede respirar, hablar ni emitir sonidos, debemos indicarle que le vamos a ayudar y llamaremos urgentemente al teléfono de emergencias 1-1-2.

Inclinando levemente el tronco del accidentado hacia delante, daremos cinco golpes secos entre los omóplatos. Si no respondiera con la expulsión del objeto que le causa la obstrucción, es el momento de aplicar la maniobra de Heimlich aplicando cinco compresiones abdominales. Si esta situación se planteara con embarazadas o personas con sobrepeso, las compresiones se harían sobre el tórax, evitando la presión directa sobre el abdomen.

La situación extrema se produce cuando la víctima de atragantamiento deja de responder o pierde la consciencia. En estos casos se debe iniciar de inmediato la reanimación cardiorrespiratoria: compresiones torácicas a un ritmo de 100 por minuto. Así hasta que llegue el servicio de emergencias.

Y recuerda. Mantener la calma, actuar con rapidez y avisar a los servicios de emergencia 1-1-2 es vital para ayudar a la persona que lo necesita.

 

No esperes a que te pase, ACTÚA antes, desde CONFAES podemos ayudarte, contacta con nosotros en el 923 26 16 26 

 


Redes sociales:
Documentos
Acceso restringido
Enlaces
Webs relacionadas
Riesgos laborales
CONFEDERACIÓN DE ORGANIZACIONES DE EMPRESARIOS SALMANTINOS
Plaza de San Román, 7. 37001 Salamanca
Tel.: +34 923 26 16 26 - Fax +34 923 26 00 12
prevencion@confaes.es
NOTA: El contenido de esta publicación es responsabilidad exclusiva de la entidad ejecutante y no refleja necesariamente la opinión de la FUNDACIÓN para la Prevención de Riesgos Laborales.